jueves, 15 de abril de 2010

Informantes Claves



Son aquellas personas que por sus vivencias, capacidad de relaciones pueden ayudar al investigador, convirtiéndose en una fuente importante de información y a la vez les va abriendo el acceso a otras personas y a nuevos escenarios.

A lo largo de todo el proceso se busca establecer una relación de confianza con los informantes, lo que algunos autores denominan “rapport”, es buscar una relación de cordialidad que permita que la persona se abra y manifieste sus sentimientos internos al investigador fuera de lo que es la fachada, el exterior.

El informante clave al comienzo del estudio puede ayudar al indagador a tener una idea clara de los temas pertinentes. Luego, el investigador puede desarrollar preguntas para discutirlas en grupo, identificar temas, captar algunas observaciones, y así sucesivamente.

Según Taylor (1989), dependiendo de la posición epistemológica y teórica del investigador, se habla de informante clave y portero. Se puede decir, que el informante es una persona capaz de aportar información sobre el elemento de estudio y el portero, además de ser un informante clave, es una persona que sitúa en el campo y ayuda en el proceso de selección de participantes en el caso de realizar entrevistas o grupos focales. Ambos conceptos también provienen de la etnografía, siendo el portero la persona que facilitaba la entrada y el informante clave la persona que completaba la generación de información de la observación participante mediante entrevistas informales. Por lo tanto los porteros y informantes claves son personas que permiten a los investigadores cualitativos acercarse y comprender en profundidad la “realidad” social a estudiar.

La selección de informantes

Un elemento importante a considerar es la selección de los participantes, a quiénes y a cuántos participantes seleccionar; se trata de decisiones muestrales tomadas, en el momento en que se proyecta el estudio y se complementan durante el trabajo de campo.

Existen diferentes estrategias de captación de porteros e informantes, así como diferentes formas de acceder y seleccionar a participantes, todas son validas lo único que debe hacer el investigador es reportar, describir el proceso de selección de estos informantes con la intensión que el lector pueda comprender e interpretar los resultados de la indagación.

En toda investigación de corte cualitativo, por ser considerado un diseño flexible, no se debería conocer a priori ni el número ni el tipo de informantes, más bien es fruto del propio proceso que se genera con el acceso al campo del investigador. Se debe estar dispuesto a cambiar de curso después de las entrevistas iniciales. Lo importante es el potencial de cada "caso" para ayudar al investigador en el desarrollo de comprensiones teóricas sobre el área estudiada de la vida social. (Glaser y Strauss, 1967, citado por Taylor, 1989).

Se debe diversificar deliberadamente el tipo de personas entrevistadas hasta descubrir toda la gama de perspectivas de las personas en las cuales se esta interesado. Uno percibe que ha llegado a ese punto cuando las entrevistas con personas adicionales no producen ninguna comprensión auténticamente nueva. La selección de los informantes es conocer a algunos y lograr que ellos mismos presenten a otros. O también averiguando con los amigos, parientes y contactos personales; con la comunidad que se quiere estudiar; ir a las organizaciones y organismos.

Existe variedad de técnicas y estrategias como son: la revisión de documentos para ubicar cualquier dato que se necesite, como por ejemplo registros de nacimientos, centros de educativos, centros vecinales, iglesias y clubes sociales. La entrega de volantes en los comercios locales y (en algunos vecindarios). Todo investigador debe tomar en cuenta lo expuesto por Spradley, 1979 (citado por Taylor, 1989) sobre los buenos informantes, lo cual esta relacionado con la "enculturación completa", es decir, que conozcan muy bien su cultura, subcultura, grupo u organización.

Las relaciones con los informantes

La relación entre entrevistador e informante es en gran medida unilateral. A través de ella, el entrevistador tiene la oportunidad de realizar un estudio y los informantes probablemente obtienen algo, la satisfacción de que alguien piense que sus vidas y modos de ver tienen importancia. En ese sentido, la tarea consiste en relacionarse con los informantes como personas y no como si fueran meras fuentes de datos.

Para ello Taylor (1989) da “algunas orientaciones” para conseguirla:
*Que el investigador se acomode a las rutinas y modos de hacer las cosas de los informantes
*Establecer lo que se tiene en común con la gente de tal forma que el intercambio de esa información permita un mayor acercamiento y rompa el hielo que se produce al inicio de toda relación.
*Ser humildes, si el observador muestra un conocimiento excesivo hace que sea visto como potencialmente peligrosos.
*Interesarse por lo que la gente nos comunica.
*Ser cuidadoso en no revelar ciertas cosas que los informantes han dicho aunque no haya sido en privado.
*Es prudente que los entrevistadores no exterioricen en absoluto sus sentimientos.
*Es obvio que el entrevistador no deberá manifestar su opinión sobre cada tema que surja, en especial durante las entrevistas iniciales.
*Se debe tratar de ser sensible a los sentimientos y puntos débiles del informante.
*Cuando algo está mal, se debe ventilar la atmósfera expresando las preocupaciones.

A manera de conclusión, la figura de los informantes claves son personas de mucho valor para las investigaciones cualitativas, porque conocen los hechos y tienen la experiencia. Ellos pueden rebatir, confirmar, ampliar, mostrar un mundo nuevo, un contexto diferente a la vista del investigador, porque ellos están involucrados en el hecho. Sin embargo, con búsqueda de esta información antes descripta, se puede llegar a la siguiente reflexión, los informantes claves son circunstanciales.

Referencias

Taylor, S. y Bogdan, R. (1986) “Introducción: ir hacia la gente”, en
Introducción a los métodos cualitativos de investigación. [Disponible:
http://ulloavision.org/archivos/antologias/meto2] (Consulta: 2009,
Junio)

Goezt J y LeCompte (1988) Etnografía y diseño cualitativo en investíga-
ción educativa. [Disponible: books.google.co.ve/books?isbn=847
1123207] (Consulta: 2009, octubre)

Liliana Bergesio(2007) Informantes y antropólogos(as) ¿Quién es quién?
[Disponible:www.naya.org.ar/.../ponencias/liliana_bergesio] (Con-
sulta: 2009, septiembre)

Glaser y Strauss (1967) Metodología de la investigación cualitativa.
[Disponible: escuelasecundaria.dnsalias.com/.../Capitulo_VII_ selec-
cióninformantes]. (Consulta: 2009, octubre)

1 comentario:

  1. el rol del docente como investigador consiste en promover la investigacion como herramienta para el desarrollo educativo o academico de los estudiantes y orientarlos en su proceso de enseñanza y aprendizaje, ademas los ayudara en su desarrollo personal y social, la investigacion sera de libre eleccion

    ResponderEliminar